Por / 25th Noviembre, 2016 / Blog / No hay comentarios

BENDICIÓN DE CAPILLA PARA ALBERGAR LA SANTA ESPINA DE LA CORONA DE JESUCRISTO.

CONVENTO

El próximo 16 de Diciembre, en el Real Monasterio de la Encarnación de Mula, se realizará la bendición de la nueva capilla, la cual va a  albergar la Santa Espina de la corona de Jesucristo.

Ha sido comunicado por la comunidad de hermanas clarisas, de la localidad de Mula, que este día 16 de diciembre se va a llevar a cabo, la inauguración y bendición de la capilla de la Santa Espina. El lugar es el templo del Real Monasterio de la Encarnación de Mula.

El Rvdmo. Excelentísimo. Sr. Obispo de Cartagena, es el encargado de presidir el acto, José Manuel Lorca Planes. También se espera la asistencia de Pedro Antonio Sánchez López, Presidente de la comunidad autónoma de Murcia, y Juan Jesús Moreno, alcalde de Mula. También asistirán al acto miembros de la corporación municipal así como otras personalidades.

En esta celebración histórica, las hermanas clarisas tienen el placer de invitar a todos los que quieran asistir.

La restauración que se ha realizado de la capilla, ha tenido un coste de 25 mil euros.

La portavoz del gobierno Regional, y consejera de Cultura Noelia Arroyo, anunció que La Santa Espina de Mula, podrá visitarse antes de fin de año, en el Real Monasterio de Nuestra Señora de la Encarnación.

Las obras realizadas para esto, han consistido en restaurar la pintura mural de la estancia del comulgatorio, para ello se ha desmontado los elementos que enmarcan el actual torno. Además de las pinturas murales originales se ha recuperado una mayor superficie, en esta restauración.

En el muro situado en el lado contrario a la cratícula, (que es el actual torno), se colocará una vitrina cuya seguridad será alta, para poder exhibir la Santa Espina y garantizar tanto su exhibición como la seguridad de la misma.

El proyecto de ejecución de restauración y conservación de la cratícula y comulgatorio de este monasterio, fue aprobado por el Gobierno regional, cuyo objetivo del mismo era compaginar la exposición de Santa Espina, con el valor religioso del monasterio, el cual fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

Estas obras de restauración se realizan gracias a la colaboración entre el Ayuntamiento de Mula, el Servicio de Patrimonio Histórico de la Consejería, y la comunidad de las hermanas religiosas Clarisas, de Mula.

La Santa Espina pertenece a la corona de Cristo, como tal lo confirmó  José Manuel Lorca Planes, Obispo de Cartagena, tras realizar una investigación en la que se recogía los testimonios hallados en documentos de obispos y del cardenal Belluga.

LA SANTA ESPINA

SANTA ESPINA

Una de las astillas de la corona, con la que los romanos se burlaron de Jesús.

 

¿Qué es la Santa Espina?

Es una de las astillas de la corona con la que Jesús fue coronado por los romanos para burlarse de él,  por ser rey de los Judíos.

Según parece, la corona se encontraba entre las reliquias que trajo Elena de Constantinopla. Esta Corona auténtica fue ofrecida por el emperador Balduino II en el siglo XIII, a Luis IX, rey de Francia.

En el primer lugar donde estuvo fue en la Santa Capilla de París, estando después de la revolución custodiada en Notre Dame.

La Corona se encuentra disgregada en espina porque era muy habitual en la época que las espinas fueran legadas durante años, de reyes a Nobles, era muy habitual hacerse regalos de este tipo entre ellos. Por este motivo aun hoy día alguna de las espinas se encuentra en la Catedral de Barcelona y otra en el Monasterio de la Encarnación de Mula.

 Son muchos los tesoros que posee Mula, pero ninguno tan valioso como lo es la espina que se guarda en el monasterio de la Encarnación, y que pertenece a la corona que portó Jesús en la Cruz.  La veracidad  de los documentos que atestiguan  este hecho,  ha sido ratificado por el Obispo de la Diócesis de Cartagena, ya que en su día el cardenal Belluga dejó constancia de esto.

¿Cómo es que la Santa Espina, está en Mula?

Al parecer el clérigo muleño Fray Pedro de Jesús es el responsable. Todo indica a que la espina pertenece a una herencia de Los Austrias.  El Príncipe Juan José de Austria, hijo bastardo del rey Felipe IV, acogió en su corte al clérigo. El clérigo era el confesor del príncipe y  tenían tal relación que  este tras su muerte legó todas sus reliquias al religioso.

Fray Pedro de Jesús era un pastor que perdió a su familia en una epidemia de peste en el siglo XVII. Este pastor mientras estaba con su rebaño tuvo una visión del Niño Jesús, y tras ésta visión fue cuando toma los hábitos, residiendo desde entonces en varios conventos de la Diócesis de Cartagena y posteriormente peregrino a los Santos Lugares.

Posteriormente el clérigo reparte las reliquias bajo su criterio y la espina fue dada a las monjas del Real Monasterio de la Encarnación de Mula, custodiándose la reliquia en este lugar, desde entonces.


Deja tu comentario