Información del Cerro de la Almagra

 

Vista plana del CerroIlustración 1:Cima plana del Cerro de la Almagra y los Baños de Mula junto al cauce del río.

castillo Puebla de Mula

Ilustración 2:Vista del Castillo de la Puebla de Mula, desde El Cerro de la Almagra.

cerro de la almagra, mula

Ilustración 3:Entrada al poblado, a la izquierda y a la derecha del camino los restos de dos de las cuatro torres amuralladas que custodiaban el paso al interior.

  •  Atalaya privilegiada sobre el valle que baña el río Mula (Murcia),  punto clave a causa de su gran potencialidad estratégica tanto en el plano militar como en el comercial, este Cerro de la Almagra, situado en medio de la triangular formada por las poblaciones de Mula, la Puebla y los Baños, es una zona que fue habitada desde la prehistoria por numerosas y diferentes culturas hasta prácticamente casi llegado el s. IX d. C., cuando finalmente, este emplazamiento fue abandonado y desmantelado, siendo sus ruinas utilizadas como material de construcción para las nuevas casas y fortificaciones en los florecientes asentamientos anteriormente mencionados. Bajo la superficie del cerro, muchos y muy diversos estratos son los que las investigaciones arqueológicas han sacado a la luz, y es gracias a los restos aquí encontrados como los investigadores han logrado datar, más o menos con bastante precisión, cada una de las distintas capas epocales que remontan la génesis del asentamiento hasta una primera población durante el periodo histórico conocido como cultura argárica, un sustrato temporal comprendido por los siglos III y II a. C. localizado en ciertas poblaciones del sudeste de la península ibérica durante la Edad del Bronce.

Cerro almagra, Mula

Ilustración 4: Restos de una antigua construcción en la zona central del Cerro. 

  •  En las capas superiores, restos del pueblo íbero dan sentido a la peculiar evolución del cerro que alcanzó su momento de mayor esplendor con la posterior llegada y conquista del asentamiento a manos del Imperio Romano durante el siglo II d.C., siendo en esta época donde encontramos un proceso de racionalización y reestructuración de la parte interior del complejo amurallado, el cual, gracias a las innovaciones técnicas aportadas por el pueblo fundado por Rómulo, incrementó el estatus del lugar a partir de la ampliación del templo, la acrópolis, la necrópolis, el sistema de murallas con nuevas torres de defensa y la creación de baños termales que ascendían, desde la parte inferior del cerro donde se encuentra el cauce del río Mula, el agua hasta la parte superior por medio de un complejo sistema de levas; avances todos estos que propulsarían la influencia del lugar hasta finales del siglo VI d.C. cuando, tras la caída del Imperio Romano, el asentamiento pasó a formar parte del territorio controlado por el reino visigodo, siendo a partir de aquí, cuando el emplazamiento comenzó a funcionar, casi en exclusiva, como un punto de control defensivo ante la amenaza que suponía el Imperio Bizantino, el cual conquistó gran parte del sudeste de la península ibérica.

necropolis, Mula

Ilustración 5: Necrópolis, restos de edificios y tumbas.

 

  •  El cerro, que ya por esta época contaba con una superficie aproximada de 45.000 m2, continuó bajo el control visigodo hasta el año 711, cuando la conquista musulmana de la península ibérica provocó un cambio en la hegemonía política y militar del lugar transformando el asentamiento en una de las más antiguas y más grandes fortificaciones islámicas en Murcia, siendo durante estos años cuando, por medio del Pacto de Tudmir o Teodomiro, el cerro pasó a convertirse en una de las siete excusadas grandes ciudades capaces de mantener parte de su soberanía y sus privilegios a cambio del pago anual de tributos en metálico o especias, situación que se prolongó hasta el éxodo final en el s. IX. Hoy, ya en ruinas, carcasa vacía de lo que un día fue una de las grandes joyas urbanas del sudeste de la península, el cerro, abandonado y saqueado, espera al visitante desde su privilegiada ubicación frente a la pedanía de los Baños, aguardando, desde lo alto, a los senderistas que, recorriendo la Senda del Tiempo por la Vía Verde, devuelvan otra vez la vida a este fantasma que el tiempo, las guerras y los intereses económicos, dejaron abandonado en el margen izquierdo del río Mula, (Murcia).

Vista de mula desde el Cerro

Ilustración 6: Vista del Pueblo de Mula desde el Cerro de la Almagra.

 

vista del cerro desde la pueblaIlustración 7: Vista del Cerro de la Almagra desde la Puebla de Mula

 

Mula, MurciaIlustración 7: Muro del Cerro de la Almagra

 

Indicaciones para realizar ruta a pie, desde el Hotel Rural Molino de Felipe, hasta el Cerro de la Almagra.

  • Si deseas hacer una ruta a pie, y  el punto de partida es el Hotel Rural Molino de Felipe, no tienes más que seguir las indicaciones  siguientes, y recorrer una distancia de 9,4 km en 1 hora y 49 minutos aproximadamente.
Punto de Partida: Hospedería Rural Molino de Felipe, Ribera de los Molino, 321. 30170, Mula, Murcia.
1 Dirígete hacia el este 1,5 km
2 Gira a la derecha 700 m
3 Gira ligeramente a la izquierda hacia Calle Fuensoriana 350 m
4 Gira a la derecha hacia Calle Molinos 56 m
5 Gira ligeramente a la izquierda para continuar en Calle Molinos 220 m
6 Gira ligeramente a la izquierda hacia calle Molino Primero 74 m
7 Gira a la derecha hacia Calle del Puente Santo 130 m
8 Gira a la izquierda hacia Calle Ollerías 32 m
9 Gira a la derecha para continuar en Calle Ollerías 130 m
10 Gira a la derecha hacia Calle Emeterio Cuadrado 3 m
11 Gira a la derecha hacia Calle Emeterio Cuadrado 60 m
12 Gira a la izquierda hacia Av. Juan Antonio Perea 650 m
13 Continúa por Ctra. Murcia Caravaca, 1,3 km
14 Gira ligeramente a la izquierda 2,3 km
15 Continua por Ctra. Murcia 550  m
16 Gira ligeramente a la izquierda hacia Calle Corrales 300 m
17 Gira a la izquierda 1,45 km
Destino: RM-15. 30193, Mula, Murcia.

 

 

ruta a pie, cerro almagra


Deja tu comentario