Castillo de Medieval de MulaCASTILLO DE MULA O CASTILLO DE LOS VELEZ

 

El Castillo de los Vélez corona la ciudad con su majestuosa presencia en lo alto de la Colina por donde discurre el pueblo de Mula. Construido por la familia Fajardo como parapeto militar austero del siglo XVI.

Don Pedro Fajardo era el Marqués de los Vélez, adelantado del Reino de Murcia, al que le fue concedida como gracia real la Villa de Mula en el Siglo XV.

Pero ésto no fue bien recibido entre las familias nobles del municipio, y como consecuencia los enfrentamientos con el marquesado de los Vélez fueron contínuos.
El Castillo, sin duda, es una de las consecuencias e imagen del próximo cambio municipal que se esperaba con la llegada de la familia Fajardo.

Las obras del Castillo se finalizaron en 1524 como reza una inscripción en su fachada sur: “LUGIVICUS FAJARDO ME FECIT 1524″. Además, como se relata bajo la hejemónica Torre de homenaje, el Castillo de los Vélez se construyó sobre un palacete romano.

Pero lo cierto es que no está probado que en ése lugar hubiera edificada ninguna fortaleza romana, y si una justificación de la Familia fajardo en su construcción.

Con la caida del Imperio Nazarí, y la desaparición de las fronteras musulmanas, la Casa Real impedía una y otra vez la construcción de castillos y fortalezas en todo el territorio español.
Si está probado, datado y justificado, que bajo la actual fortaleza si existió otra de origen musulmana, donde se puede apreciar todavía la muralla de la misma a los pies de la ladera.

Los trabajos de los canteros en el Castillo de los Fajardo es de ineludible halago y en su momento fue declarado como Bien de Interés cultural. Tras el acceso al Castillo hay una bóbeda de cañón que se prolonga toda la sala tras la puerta asentándose sobre ella el patio de Armas.

Terreno hinóspito para la construcciónd e cualquier edificio es el que se asienta bajo la fortaleza veleziana, que completa su construccion con la Torre del Homenaje y el aljibe en forma de Torreón.
Todos los escudos y ornamentaciones se limitan a la fachada sur, donde se encuentran tallados y grabados los escudos de armas de la familia de Pedro Fajardo.

Las murallas y fachadas del Castillo son culminadas en almenaras muy pronunciadas, que constrastan con la sobriedad de las fachadas, provocando un juego de luces y sombras que pueden verse desde cualquier calle de Mula.

La austeridad del castillo y ese cuidado en la fachada sur no pretendían otra cosa que mostrar a los habitantes de Mula el poder de la casa de los Fajardo y recordarles continuamente quienes eran los nuevos Señores de la villa.

Pero el Castillo y la orientación de la Torre del Homenaje, y la fachada, tiene como objetivo la demostración de poder, o mejor dicho, del cambio de poder en la Villa.